Los juegos de nuestra infancia (I)

Anuncios


Escrita por el 12 de septiembre de 2010. En General, Noticias.

No se si a vosotros os ocurre, seguro que si, que algún día os sentís melancólicos y os da por recordar las series de televisión que veíais de niños, los libros que leíais e incluso alguna que otra película de vuestra infancia. Por lo general cuando las recordais son todas maravillosas pero al volver a verlas o leerlas resultan ser horribles, todo es más bonito en nuestra imaginación, aún así se les guarda un cariño que nunca nadie podrá quitarnoslo. Pues con los videojuegos ocurre lo mismo, todos hemos empezado con alguno y os voy a hablar de los mios.

Dragon Ball: Final Bout

Fue mi primer juego de PSX. Ay, que recuerdos me trae. Resulta que por aquellos años yo no tenía aún una Playstation, pero en una ocasión me puse malo y dandole pena a mi madre conseguí que me alquilara en un videoclub una consola y este juego de Goku. Vaya maratón de juego que me di ese fin de semana, ni la fiebre me hizo dejar de jugar con mi hermano pequeño. Aún recuerdo los gritos en japones, las peleas de “ondas vitales” y cuando apareció por primera vez Baby Vegeta, que yo decía, joder con el bebé. Claro, aquí no había llegado aún Dragon Ball GT.

Broken Sword II

Otro de mis primeros juegos, alquilado también como buen niño sin un duro que se pegaba horas en el videoclub olisqueando los juegos. Se puede decir que fue mi primera aventura gráfica, y oh amigos, que mundo de maravillas me descubrió. Me abrió las puertas a un género del que aún hoy sigo enamorado. Que ambiente parisino, que tensión, que de secretos ocultaba, que relación más adictiva la que habia entre los 2 protagonistas, ¡y que miedo pasé en una parte del juego en la que podias morir si te pillaban! jaja. Recuerdo que tenía una guia enorme que venía con la Hobby Consolas, era verde, y había un montón de guías de distintos juegos dentro, y trucos. Era como mi biblia.

Y ya está, ¿que os pensábais? ¿qué os iba a contar mis intimidades? Vale si, pero no todas hoy chavales, poco a poco. El próximo domingo seguiré con los juegos de nuestra infancia, (aprovechando la escasez de noticias de los domingos). ¡Hasta entonces!

Anuncios