Análisis F1 2010

Anuncios


Escrita por el 15 de octubre de 2010. En Análisis.

1600x1200_wallpaper_1

Por fin ha llegado la fecha y Codemasters ha creado un juego a la altura de la más alta competición automovilística del mundo. No podríamos esperar menos teniendo en cuenta, que esta desarrolladora, ha hecho  muchas joyas en el género de la conducción y sin ir más lejos, os puedo mencionar GRID y DIRT, dos juegos que no destacan por la simulación pero si en su gran jugabilidad, además de la inmensa diversión que proporcionan.

Basicamente tenemos tres opciones: el modo carrera, multijugador  y  los grandes premios.

En el modo carrera, al igual que en muchos juegos deportivos, tendremos que crear a nuestro propio personaje para llevarlo a la cúspide y ser simplemente el mejor. Para ello, utilizaremos como guarida, un tráiler. Aquí se encuentra nuestro representante, resultados, cascos y las opciones para salir a pista. Es el menú principal pero adaptado al ambiente de un gran premio.

Durante un máximo de siete temporadas tendremos que competir demostrando nuestras habilidades al volante. Cómo todo novato comenzaremos en lo más bajo, es decir, en un equipo de bajo perfil. A medida que demostremos nuestro valor en la pista, nuestro representante, nos conseguirá mejores contratos con escuderías de mayor renombre como Ferrari o Red Bull. El caso es correr y correr hasta ser el mejor, no importa en dónde o con quién.

Para el multijugador, han cometido un gran fallo, no poner una opción para jugar localmente, todo se centra en el juego en línea. Aquí encontramos los modos de juego “pole, sprint, resistencia y GP por Internet”. Este último es el más llamativo y el que me ha gustado más. Se trata de carreras con siete vueltas y al menos una parada en boxes con condiciones climáticas cambiantes. El orden en parrilla se decide con una clasificación de quince minutos. Un Gran Premio entero y sin ventajas para nadie, si no lo has hecho nada bien en las clasificatorias… difícilmente podrás ganarle a los “amos del volante en la Internet hoyga”.

Ya en pista, podemos elegir entre tres opciones, según nuestra paciencia y tiempo. La primera de ellas es el fin de semana largo que abarca desde los entrenamientos libres, las sesiones de clasificación y la carrera, vamos un gran premio en condiciones. La segunda, nos presenta el fin de semana corto que a diferencia del largo, suprime los entrenamientos libres. Ya por último encontramos sólo la carrera, tu posición de salida en la parrilla se hace al azar.

Al volante de un F1

Cuando el semáforo se pone en verde podremos encontrar diversas variaciones, es decir, según la dificultad elegida, el juego se tornará más arcade o terriblemente difícil como un buen simulador. Con las ayudas activadas el coche va bastante bien y es bastante complicado perder alguna posición pero esto es sólo para novatos, cuando adquieres algo de experiencia puedes prescindir de estas ayudas e intentar conducir “a pelo” y aquí es donde radica el propósito del juego, conducir los mejores coches del mundo.

Enfocándonos en la simulación diría que se ha intentado alcanzar el máximo realismo posible con todas las escuderías de la presente temporada. Cada golpe que le propines a tu monoplaza podría terminar con tus aspiraciones a cruzar la menta. Cuando entramos en la gravilla, nuestras ruedas se ensucian y perdemos adherencia, tomar mal una curva, por minúsculo que sea el error, podría hacer que tu coche derrape y pierdas posiciones, usar los neumáticos incorrectos te hará perder velocidad y mucho tiempo, intentar aguantar con unos litros de gasolina hasta el final puede hacer que te quedes a un centímetro de la meta. Todas esas cosas que suceden en la F1 en la realidad.

Los cambios climáticos son espectaculares, de cómo un día soleado puede volverse un día lluvioso, y ver como estos mismos cambios afectan la maniobrabilidad del coche. Para evitar accidentes, tenemos a nuestra disposición la previsión del tiempo. Tú o tu equipo decidirán en que vuelta cambiar los neumáticos de seco a mojado, una buena previsión podría ponerte en cabeza al cambiar tus ruedas antes que nadie y de ahí sacar una ventaja importante.

Tus rivales pueden ser muy duros dependiendo de la escudería, un Ferrari siempre será más complicado que un Lotus, aún con esto, hasta los mejores cometen errores, y estos fallos se ven reflejados en el juego como por ejemplo, pasarse una frenada, chocar en una salida… vamos, los fallos humano que casi nunca se ven reflejados en un videojuego.

Una cosa que me gustaría mencionar, dejando a un lado la simulación, es el tema de los “Flashbacks”. Al igual que en DIRT, ponen a nuestra disposición un sencillo mecanismo que retrocede la acción para enmendar una error pero esta vez, estos flashbacks están limitados a cierto número dependiendo la da dificultad. Y la verdad es que son de gran ayuda en carreras completas de 58 vueltas.

Un Ferrari de pixeles

Pasando al tema gráfico, el juego está muy a la altura de lo prometido. Los efectos podrían mejorarse pero son bastante buenos y es sorprendente lo que han podido conseguir en los circuitos nocturnos.

Cada monoplaza ha sido diseñado tal cual es en la realidad, contando los interiores. Al igual los circuitos, una réplica exacta de su homónimo real. El que conozca el circuito de Cataluña que intente encontrar alguna diferencia.

La única queja que tengo es la sensación de velocidad. Con las cámaras interiores  todo parece ir más rápido, a diferencia de las cámaras exteriores que le dan al coche una sensación de extrema lentitud. Da la impresión que nunca subimos la velocidad aunque el velocímetro nos indique 250 Km/h.

En cuanto al sonido… todo muy acorde a una carrera de este tipo, el típico sonido de los coches al pasar está presente todo el tiempo. Para los amantes de este deporte, ese zumbido será una verdadera gozada.

La banda sonora, que no es lo  importante, porque no podremos escucharla durante la carrera… es bastante aceptable, nada más que comentar en este aspecto.

Los comentarios de tu equipo están en perfecto castellano aunque esto, en ocasiones, no sirva de nada por un simple motivo: las órdenes a veces se equivocan. Por ejemplo en una vuelta te indican que el motor se está sobrecalentando demasiado, entonces te aconsejan bajar las revoluciones del motor, a la siguiente vuelta te indican que el motor ha llegado su temperatura ideal y puedes sacarle el mayor provecho ¿Bajamos las revoluciones o maltratamos el motor? Sin embargo, son de gran ayuda para novatos en estos temas como yo, ya que estos comentarios no afectan el ritmo de la carrera, sólo no tienen sentido en ocasiones.

El primer juego de Formula 1 a la altura del gran circo después de tantos años, una compra obligada si eres fan del automovilismo en general. Además incluye muchas opciones para mejorar tu auto mecánicamente, no las he mencionado en el análisis porque no tengo ni idea de esas cosas, por eso siempre confío en las configuraciones recomendadas por mi ingeniero.

Pasa un buen rato al emulando a Alonso que tenemos F1 2010 para rato.

8.5/10

Anuncios